Usamos cookies propias para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando en esta página, consideramos que acepta su uso. Más información.
Menú para móvil

Corona dental ¿Cuál es la mejor?

Los diferentes tipos de coronas dentales (funda)

La corona dental o funda dental es el tipo más frecuente de prótesis fija. Se utiliza para cubrir un diente destruído. Cuando está bien hecha dura muchos años. Su aplicación tiene un resultado totalmente satisfactorio. Se recomienda en los casos en que la corona de un diente natural tenga un grado suficiente de destrucción para que sea restaurada a través de materiales plásticos como los compómeros o resinas acrílicas.

Hay dos tipos de corona dental: corona de porcelana fundida sobre metal y corona en cerámica total que tiene una estética superior y cuesta poco más (precios*).
Nunca cambia de color. Dentro de este tipo existen innumerables soluciones diferentes en los materiales y métodos de fábrica. Para la persona común no es importante saber si la corona es de circonio, alúmina, ips-empress, etc. Ésa es una elección de preferencia del dentista.

Corona dental metal cerámica

corona dental fija metal cerámica
+ fotos

* Tarifarios en Argentina, Chile, Colombia, España, México, Peru, Venezuela, Estados Unidos

Tal vez el único interés para el paciente sea conocer la razón por la opción entre corona metal cerámica (porcelana fundida en el metal) y la corona de cerámica pura.

En verdad, incluso considerando la superioridad estética de la corona de cerámica, existen algunas situaciones en que la decisión puede caer sobre una corona metal cerámica. Por ejemplo el caso de molares superiores o inferiores. En estos dientes las cargas de masticación son tan grandes que el dentista puede sentirse más seguro en la utilización de corona de porcelana fundida en el metal, vulgarmente llamada metal cerámica, debido a su mayor robustez.
Cualquier corona está ejecutada de modo que quede en el mismo tono de los otros dientes. Igualmente, los materiales de los que son hechas resisten al desgaste y corrosión de modo semejante a los dientes naturales. Su color no es susceptible de alterar con el tiempo, aunque puedan quedar manchas en la superficie. Nada que el dentista no resuelva con un pulido.

A pesar de la gran resistencia de los materiales cerámicos, a veces la corona se rompe. Su reparación puede ser hecha con compómeros, directamente en la boca, o exige su desplazamiento y envío para un laboratorio de prótesis. Mientras espera, el paciente usa una corona provisional de acrílico. Recordamos que la corona provisional también se usa durante la realización de la corona definitiva. Por muy perfecta que le parezca, no está hecha para durar. Nunca considere que podría usar tal tipo de corona, al contrario de una de aquellas descritas anteriormente.

Las coronas dentales son pegadas a lo que queda de los dientes que las reciben pero también puede ser atornilladas, cuando están fijas en implantes dentales.
Es la única situación en que la corona sirve para restaurar un diente que ya no existe del todo. La persona coloca primero el pino o “tornillo” que se integra al hueso, el llamado implante dental, y después la corona propiamente dicha sobre el mismo.